¿Y si criticamos constructivamente?

ImagenEn estos días,  el azar o el destino o la casualidad hicieron que me convirtiera en testigo tardío de una escena de violencia…Mi llegada a los cinco minutos de haberse producido los hechos me llevo a ser  una mirada curiosa con un cierto retraso para ser considerada testigo directo,  como si por un momento me convirtiera en los ojos de Goya que recogían la instantánea de la desesperación del momento después…Por “suerte”, sólo hubo daños materiales y los comentarios propios de estas situaciones en los que cualquiera opinaba sobre los motivos que pudieron haber desatado esa respuesta de rabia e impotencia o de impotencia y rabia. Mientras escuchaba esas idas y venidas de frases entrecortadas,  la imagen del “presunto” agresor (siempre me resultaron curiosas algunas paradojas del lenguaje) seguía latente en mi cabeza y, al margen de las razones que pudiera tener, me asaltaba la cuestión sobre qué estamos haciendo para generar cada vez más violencia…porque el atropello llega,  a veces,  como último eslabón de toda una cadena “permitida” de agresiones verbales…Y nos alarmamos cuando éstas toman la forma de gritos frente a nosotros, pero las toleramos (o se toleran, ya que me niego a incluirme) cuando encendemos el televisor y hay quien se permite juzgar las vidas de otras personas, insultar o imponerse boicoteando cualquier posibilidad de diálogo…o cuando alguien aborta con un comentario devastador todo el trabajo realizado…o cuando se destaca únicamente el punto débil de una persona para anularla…o cuando…Podría seguir enumerando situaciones en las que la violencia se perpetúa y se acepta socialmente…Sin embargo,  podemos cambiar ese orden de cosas introduciendo en nuestro discurso la posibilidad de criticar constructivamente, de plantear cuál es nuestro punto de vista y cómo podría enriquecer la idea propuesta, de respetar la posición del otro dándole,  igualmente, nuestra opinión sobre cómo se podría mejorar una acción…Y es que integrando, respetando, reciclando aquello que se puede cambiar podemos hacer que las iniciativas se conviertan en realidades, que los potenciales de las personas se multipliquen y que dejemos lugar al talento para enriquecer y regenerar las cosas. Nuestra propuesta una vez más: ¡Vamos a construir!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s