También esto pasará…

hojas-al-viento                                                                                                       

A veces, me cuento la historia que tú me contaste un día, sentada en mi cama, para consolarme de la muerte de mi padre: Érase una vez que en un lugar muy lejano, tal vez China, había un emperador poderosísimo y listo y compasivo, que un día reunió a todos los sabios del reino, a los filósofos, a los matemáticos, a los poetas, y les dijo: «Quiero un frase corta, que sirva en todas las circunstancias posibles, siempre.» Los sabios se retiraron y pasaron meses y meses pensando. Finalmente, regresaron y le dijeron al emperador. «Ya tenemos la frase, es la siguiente: “También esto pasará” ». Y añadiste: “El dolor y la pena pasan, como pasan la euforia y la felicidad”.

                                                        Fragmento de la novela También esto pasará, de Milena Busquets.

Anuncios

Yo nunca seré de piedra

Imagen

Cuando nos damos la posibilidad de aprender y disfrutar de nuestras emociones, cualquiera de ellas nos puede servir para avanzar y encontrar nuevas formas de afrontar nuestra realidad…También aquellas que duelen tienen su lugar, a veces simplemente para saber dónde no queremos estar e incluso, en ocasiones, para recordarnos que estamos vivos.

“Yo nunca seré de piedra.
Lloraré cuando haga falta.
Lloraré cuando haga falta.
Lloraré cuando haga falta.

De piedra, los que no gritan.
De piedra, los que no ríen.
De piedra, los que no cantan.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.”

Rafael Alberti.

(Texto del poeta y foto tomados de la deliciosa página Donde viven los cuentos encargados de difundir siempre belleza).

El vuelo V de Otar…aún no es el fin

Imagen

Tras la enésima mañana gris, Otar se levantó y miró por la ventana:  la vista que, aún desde las alturas era limitada, había desaparecido. Entonces, este ganso herido tomó la decisión de saltar al vacío…y de pronto aterrizó en algo muy suave y grato. Miro a su alrededor, se alisó las plumas con satisfacción y pensó: ”Aquí me quedaré un rato…”

Precioso relato de Kaatje Vermeire, publicado con exquisitez por Barbara Fiora, que nos habla de los cambios inesperados, la caída, la reinvención, la desesperación  y la confianza al encontrar/apreciar un lugar en el que permanecer…aunque sea un rato…