¿Cómo nombras tus miedos?

aaaa miedos.gif

Hay miedos pequeños y grandes, aunque todos están escritos con MAYÚSCULA para la persona que los vive…Algunos tienen nombre propio y nos llevan a grabar a fuego su cartel, de modo que podemos tener agorafobia o claustrofobia o aracnofobia:  en la medida en que los definimos, le damos el carácter estático de lo que no puede cambiar porque ¡es una fobia!…También nos encontramos con miedos más o menos compartidos, así podemos, incluso, reconocer frente a los demás que tenemos miedo a hablar en público o a viajar en avión o a los accidentes…Los hay también indefinidos y entonces nos encontramos con el miedo al miedo, a lo desconocido, al futuro…A veces, esos miedos llevan tanto tiempo pegados a nuestra piel que ni siquiera nos planteamos que pudiera ser diferente esto de vivir…Y, aparte de las variadas respuestas de ansiedad, si algo tienen en común todos los miedos es en dejar la sensación de ligereza cuando se van…en recuperar un espacio olvidado –bloqueado- de bienestar que permite afrontar otros retos…Todo ello, simplemente, dando el paso de actuar frente a ellos

¿Miedo?¿Cuál es tu discurso interno?

MIEDO 1

¿Cómo nos habla el miedo? ¿Cómo es ese mecanismo que minuciosamente se va entretejiendo y nos imposibilita la acción ante determinadas circunstancias?   Porque quienes sufren miedo a algo estarán de acuerdo en que el miedo nos habla…y, además, utilizando un discurso interno perverso en el que se anula cualquier vía de “escapatoria” o solución posible basándose en mensajes como “no voy a ser capaz de enfrentarme”, “jamás voy a superar esto”, “es algo que me supera”, “me va a dar el ataque de ansiedad”…Y es que cuando hablamos de miedos, la invitada de honor es la ansiedad que se asocia a la situación concreta, percibiéndose como algo indisoluble, como si una no pudiera darse sin la otra, a pesar de comprobar cómo no es así para los demás. Una comprobación externa frente a los otros que, lejos de animar a que “es posible” afrontar el objeto del temor, se convierte en una comparación-zancadilla generadora de una desventaja aún mayor, ya que mina la autoestima para hacer frente a lo que para otras personas puede ser cotidiano.

Pero es que a este cuadro se añade la aún más perversa descripción del miedo a través del uso de la falsa analogía, sirviéndose para ello del “como si”…de modo que, al exteriorizar aquello que pasa internamente, las palabras utilizadas sobredimensionan aquello que está sucediendo o ha sucedido para llevar (¿ayudar?)  a la comprensión de quien nos escucha: es como si me muriera…es como si tuviera una bola en la garganta que me impidiera respirar…es como si mi cuerpo estuviera completamente acolchado (o rígido como el hierro)…es como si estuviera fuera de mí…es como si el corazón se me parara…Un como si que trata de clarificar la sensación como si el interlocutor hubiera vivenciado alguna vez alguna de esas comparaciones planteadas…Cuando lo único que sí queda es rastro en la persona que las verbaliza, interiorizando una percepción aún más terrorífica de lo que le sucede al partir de una exageración-no-intencionada de aquello que se toma como referencia.

Por tanto, ¿cómo podemos empezar a desmontar esos miedos? ¿cómo podemos cambiar esos mecanismos que alimentan los temores? Justamente, la primera base (a pesar de que serán necesarias otras varias, ya que los miedos utilizan entresijos que generan una huella mental y se dan determinados automatismos de ansiedad asociados a las situaciones concretas -o no tan concretas-) es cambiar los mensajes internos… Empezar a modificar ese discurso de amplificación del miedo va a ir llevando a establecer otras formas de afrontamiento, aunque, de entrada, se siga evitando aún la situación y, simplemente, se esté planteando la posibilidad de otro tipo de repuesta que sea diferente a la ansiedad.

Algunas claves pueden poner esos cimientos de seguridad en ti mismo son:

  • Centrarte en el momento presente, sacando de escena las anticipaciones negativas y dándote la posibilidad de intervenir con respuestas adaptativas a la situación;
  • Frenar las comparaciones con los demás o con etapas anteriores: desde la comparación nos ponemos en posición de inferioridad, por lo que podemos utilizar la experiencia de otros a nuestro favor si lo enfocamos como aprendizaje de lo que puede resultarnos útil;
  • Perderle el respeto a la ansiedad, sabiendo que es incómoda, desagradable, molesta, y un largo etcétera que podríamos añadir, pero siendo bien consciente de que se puede controlar y cuanto menos atención le des, antes estarás consiguiendo que desaparezca…ayudando a ese control, por supuesto, el entrenamiento en relajación, la respiración abdominal, la práctica de ejercicio físico moderado, mantener una dieta adecuada, la eliminación de sustancias excitantes, entre otras cuestiones;
  • Relativizar la situación en vez de magnificarla, de esta manera te vas a ver fuerte y no indefenso;
  • Pensar cómo se actuaría si ese miedo no estuviese anclado en tu vida, de cara a plantear otras formas de actuación y visualizarte dando otro tipo de respuesta;
  • Valorar cada pequeño paso para hacer que sea el preámbulo de nuevos avances;
  • Darte siempre, siempre capacidad para cambiar lo que te está afectando, abriendo nuevas oportunidades de intervención.

Y recuerda que el modo de hablarnos condiciona nuestra percepción de la situación, de tal manera que, como contaba Henry Ford, tanto si piensas que puedes como que no puedes, estás en lo cierto.

¿Cómo afrontas tus cambios?

CAMBIOS

Y seguimos dando empuje a la autoestima reflexionando sobre cómo afrontar procesos de cambio tras una ruptura sentimental, pérdida del trabajo,…porque en función de nuestro discurso interno, nuestra respuesta frente a las nuevas etapas serán de un modo u otro…Te dejamos con la entrevista en Salud a toda costa de 101Tv Málaga…Mientras una pregunta para pensar: ¿qué has aprendido de tu último “fracaso”?

Por l@s súper-vivientes…

IMG_20150228_172759

Cuando son noticia hechos que transcienden, no puedo evitar pensar en quienes llegaron demasiado tarde (o demasiado pronto, según se mire) y formaron parte de esa lista del“día antes” de la firma de una tregua, de un decreto-ley que cambia la vida de tant@s, de un convoy de medicamentos o comida, …de aquell@s que dieron lugar a ser parte de la última bomba antes de acordar la paz,  de quienes protagonizaron la última foto de un desahucio, de quienes se despidieron sin poder imaginar siquiera que el desbloqueo estaba cerca…Y, sin duda, l@s supervivientes serán justamente eso: súper-vivientes porque,  tomando el micropoema de Ajo, “quienes sabemos lo que vale un peine, sabemos también lo que vale la pena”…Por ell@s…

A veces la vida se nos cae…

PUZZLE

A veces la vida se nos cae…sin más, se hace añicos… Tratar de recomponer los trozos rotos, sólo nos lleva a anclarnos en ese pasado que, por alguna razón, nos ha traído a la situación actual…Entrar en la eterna espiral de análisis para averiguar en qué momento se produjo la primera fisura, esa a la que no le prestamos atención y que fue el principio del caos, tan sólo a veces puede servir para conocer dónde se dio el primer error  (al que siguieron tantos otros) y tomar otro camino o repetir el mismo…pero, sobre todo, puede convertirse en un arma letal para dejarnos ahí estancad@s… mirando y revisando, revisando y mirando sin salir de ese bucle…

Si la vida se te ha caído,  piensa qué nueva combinación puedes hacer en el presente…cambia las piezas de lugar, juega a mirar desde otra perspectiva, toma distancia y abre un nuevo camino en el que seas protagonista, dándote el valor que mereces…mira atrás únicamente para aprender de aquello que no quieres en tus días… y si la vida se te cae de las manos, piensa que quizás sea mejor y necesario así para empezar a poner nuevos cimientos porque los antiguos ya no valen…

Cuando los complejos se hacen complejos

Imagen

¿En qué momento comienza a formarse la espiral de lo que conocemos como “complejos”? Casi todo el mundo, en algún periodo de su vida, ha podido llegar a sentirse acomplejado por aspectos físicos o de su personalidad y el inicio suele ser tan sutil (y dañino) como una simple comparación. Y es con esas comparaciones como se comienza a alimentar esa percepción negativa de uno mismo, al situar en los otros la atención sobre aquellos aspectos positivos que no encontramos en nosotros, acompañados de una considerable dosis de autocrítica negativa. Además, esa atención es completamente selectiva, focalizándose en esos matices cercanos a la perfección en los demás y dejando de lado el análisis de otros aspectos más humanos que esa misma persona puede tener. Al mismo tiempo, esa atención se vuelve también selectiva con uno mismo y se concentra en aquello que no nos gusta, sin atender a lo que hay de positivo en nuestro físico o personalidad ni en cómo se puede cambiar lo que no nos agrada: sólo crítica y en sobredosis.

De este modo, ya tenemos configurado un complejo. Pero ¿cómo podemos hacer para desmontarlo? Como en otras tantas cosas, en el veneno podemos encontrar la medicina:

–          para empezar, dejando de establecer puentes de comparación entre los demás y nosotros: cada persona tiene un valor por sí misma y se trata de valorar a los otros, así como aprender de ellos, sin establecer esa comparación con nosotros mismos;

–          valorando aquello positivo que tenemos, de modo que vaya ganando más terreno y nos haga potenciar esos aspectos;

–       utilizando crítica constructiva también con nosotros mismos, con el fin de cambiar aquello que podemos mejorar, siempre dándonos las pautas a seguir para facilitar los cambios y reforzando lo que vayamos consiguiendo.

Es importante educar (y educarnos a lo largo de nuestra vida) desde el refuerzo de lo que cada persona tiene de positivo, respetando las diferencias y afianzando la seguridad en un@ mism@.

¿Pueden cambiar las personas “tóxicas”?

Imagen

Desde hace algún tiempo, es frecuente escuchar hablar de “personas tóxicas” de las que conviene que nos protejamos, pues pueden ser la causa de múltiples “males” al generar culpa, chantajes emocionales, manipulación,… En estos días, un paciente me llamaba la atención sobre un detalle: él se había sentido identificado con las características negativas que encontraba en los artículos referentes a este tipología, pero no había encontrado información alguna sobre cómo poder dejar de ser “tóxico” y ésto le generaba una gran angustia. Y es que cualquier tipo de” cartel” ya, de entrada, nos estanca e impide cualquier posibilidad de cambio, de modo que si nos definimos o nos definen como “tóxicos”o “negativos”,…será más probable que nos comportemos de esa manera. De hecho, hay estudios que confirman que cuando en un grupo de estudiantes, el profesor o la profesora espera buenos resultados de un alumno, éste cambia su conducta y mejora su rendimiento y también a la inversa. Por tanto, si nos ponemos el cartel de “persona non gratta” , es más fácil que encontremos rechazo y sigamos manteniendo las conductas indeseadas. Es importante tomar conciencia de la parte de responsabilidad que tenemos en los climas relacionales que se generan a nuestro alrededor y, a partir de ahí, pensar sobre lo concreto cómo podemos modificar aquello que puede estar afectando a nuestro trato con los demás y con nosotros mismos, cómo transmitimos nuestros mensajes, cuál es nuestro nivel de empatía, hasta dónde focalizamos nuestra atención en lo negativo de una situación, etc. Pero se trata de centrar nuestra atención en cómo corregirlo utilizando crítica constructiva y pensando en los pasos que nos van a conducir a cambiar lo que nos impide disfrutar de nuestras relaciones, nuestra actividad y nuestra vida…Así, podríamos hablar casi en términos adaptativos y pasaríamos de pensar en “personas tóxicas” para convertirnos en “personas sanas”…Si hablásemos desde el punto de vista de la sostenibilidad, pensaríamos en plantar árboles, en vez de seguir talando…de modo que haz hincapié en lo positivo que hay en ti y reconduce lo negativo para aprender y sentirte mejor contigo mismo… ¿A por ello?