“¿Por qué vuelvo a sentir ansiedad?”

Una de las constantes entre las personas que padecen ansiedad es que se definen a sí mismas como “ansiosas”…ya dan por hecho que ese patrón de afrontamiento desde la perspectiva de la angustia y la tensión se va a repetir…sea cuál sea el motivo que pueda provocar la ansiedad, se anticipa que la respuesta va a ser desde el malestar, el agobio, el disparo incontrolable de síntomas físicos,…uniéndose, además, el recuerdo constante de esas sensaciones “incómodas” (en muchas ocasiones, también su verbalización continua sobre “lo mal que lo ha pasado”, recreando cada síntoma) , de modo que se va grabando esa “huella” en el cerebro que asocia la situación generadora de ansiedad con esa “única” posible forma de respuesta.

Frente a estos esquemas de pensamiento y respuestas consecuentes de ellos, es importante reeducar la forma de interpretar la realidad, poniendo el foco de atención en los logros, en las posibilidades de afrontamiento, en las vías de solución ante aquello que se nos presenta como problema, dejar de estar pendiente al propio cuerpo y a sus respuestas de alarma descontrolada para poner nuestra atención en cuáles son los recursos que podemos utilizar para ganar confianza y aprender, siempre aprender del error para dar un paso más…¿Cuántas veces la ansiedad se repite por no dejar margen a la equivocación?

Volvemos a tener una cita con nuestros Talleres PotenciArte para mejorar Talento, Concentración y Ansiedad y, de nuevo, nos acompañará Luis Ruíz Padrón, arquitecto y urban sketcher, para hacer uso del dibujo en exteriores como herramienta para entrenar nuestro foco de atención en aquello que no es ansiedad, sino posibilidades de creación. Seguimos adelante…web CARTEL A3 Taller Potenciarte Ansiedad Abril 2016.png

Anuncios

¿Pueden cambiar las personas “tóxicas”?

Imagen

Desde hace algún tiempo, es frecuente escuchar hablar de “personas tóxicas” de las que conviene que nos protejamos, pues pueden ser la causa de múltiples “males” al generar culpa, chantajes emocionales, manipulación,… En estos días, un paciente me llamaba la atención sobre un detalle: él se había sentido identificado con las características negativas que encontraba en los artículos referentes a este tipología, pero no había encontrado información alguna sobre cómo poder dejar de ser “tóxico” y ésto le generaba una gran angustia. Y es que cualquier tipo de” cartel” ya, de entrada, nos estanca e impide cualquier posibilidad de cambio, de modo que si nos definimos o nos definen como “tóxicos”o “negativos”,…será más probable que nos comportemos de esa manera. De hecho, hay estudios que confirman que cuando en un grupo de estudiantes, el profesor o la profesora espera buenos resultados de un alumno, éste cambia su conducta y mejora su rendimiento y también a la inversa. Por tanto, si nos ponemos el cartel de “persona non gratta” , es más fácil que encontremos rechazo y sigamos manteniendo las conductas indeseadas. Es importante tomar conciencia de la parte de responsabilidad que tenemos en los climas relacionales que se generan a nuestro alrededor y, a partir de ahí, pensar sobre lo concreto cómo podemos modificar aquello que puede estar afectando a nuestro trato con los demás y con nosotros mismos, cómo transmitimos nuestros mensajes, cuál es nuestro nivel de empatía, hasta dónde focalizamos nuestra atención en lo negativo de una situación, etc. Pero se trata de centrar nuestra atención en cómo corregirlo utilizando crítica constructiva y pensando en los pasos que nos van a conducir a cambiar lo que nos impide disfrutar de nuestras relaciones, nuestra actividad y nuestra vida…Así, podríamos hablar casi en términos adaptativos y pasaríamos de pensar en “personas tóxicas” para convertirnos en “personas sanas”…Si hablásemos desde el punto de vista de la sostenibilidad, pensaríamos en plantar árboles, en vez de seguir talando…de modo que haz hincapié en lo positivo que hay en ti y reconduce lo negativo para aprender y sentirte mejor contigo mismo… ¿A por ello?