Cómo desmontar el síndrome postvacacional…

101TVLlega el tiempo de descanso para much@s y también, a veces, un período de inquietud sobre cómo será esa vuelta al trabajo…especialmente cuando ya se ha pasado anteriormente por la experiencia de una indadecuada adaptación a esas rutinas que conocemos como síndrome postvacional…Te contamos algunas claves para su prevención en Salud a toda costa de 101Tv Málaga.

Cuando el maltrato se escribe en minúsculas…

ROSTRO MUJER ROTOLa concienciación en torno al maltrato, sea físico o psicológico, es un pilar básico para evitar que sigan sumándose casos con nombres, apellidos y vidas (a veces –tantas veces-, tristemente perdidas, a pesar de seguir respirando). Sin embargo, nos encontramos con que podría convertirse en una delicada arma de doble filo al pensarse en la imagen de una persona maltratadora como alguien completamente maléfico, como alguien que en todo momento transmitiese agresividad, como alguien que casi pudiéramos encontrar con los ojos cargados de ira a todas horas y, evidentemente, no es así. Esta concepción puede llevar a que, en muchos casos, conductas que agreden nuestra autoestima, nuestra libertad de expresión o nuestro día a día sean asumidas porque “total, aunque actúe de este modo, tiene muchas cosas buenas”, a pesar –muy a pesar- de doler lo que nos está haciendo, “total…” En la base de esa tolerancia mal entendida, nos encontramos con una falta de respeto hacia un@ mism@ que conduce a justificar/aceptar ese tipo de actitudes que llevan a minar la valoración personal casi de puntillas y sutilmente, llegando a interiorizar en etapas de más o menos largo recorrido que “me trata así porque me lo merezco” o “quién me va a querer más que él/ella”…

No siempre nos encontramos con casos que vayan a ser denunciados en juzgados, pero sí que convendría empezar a denunciar frente a un@ mism@: ¿es realmente lo que quiero tener en mi vida? ¿me estoy respetando? ¿qué puedo cambiar para que mi realidad sea diferente y me sienta bien en ella?

A partir de ahí, son múltiples los caminos que se pueden abrir y no necesariamente nos han de llevar a terminar relaciones, pero sí nos van a conducir a que éstas sean constructivas y sanas…¡Atrévete a quererte y a valorarte!

“Por fin puse fin a la situación de mobbing…¡ahora tengo estrés postraumático!”

Imagen

Y es que cuando nos adentramos en los tentáculos del acoso laboral, su influencia no acaba al dejar ese trabajo que había pasado a ser generador de fuertes tensiones emocionales…una vez que la situación ha pasado a ser historia, sorprendentemente, sigue creciendo, en muchos casos, en el día a día cotidiano de la persona que ha sufrido este tipo de presión psicológica. La inseguridad, los pensamientos de incapacidad frente a cualquier actividad por simple que sea, la repetición mental de determinadas escenas que provocaron un shock, la ansiedad al pensar en el inicio de un nuevo trabajo, los bloqueos,…todo ello viene a conformar un cuadro frecuente de estrés postraumático, unido a los sentimientos de culpa por no superar una situación que se aleja cada vez más y más en el tiempo, a pesar de ser sentida como si formara parte del presente más inmediato.

Se hace necesario avanzar y dejar lo vivido atrás, evidentemente, pero para ello el primer paso es reconocer todas las consecuencias que se derivan del propio mobbing y recolocar la parte de responsabilidad personal, diferenciando esa responsabilidad de lo que ha sido gratuito para provocar malestar…Reestructurar racionalmente, sí, pero no sólo eso, pues no es suficiente:  son muchos los automatismos emocionales que se han ido tejiendo durante el tiempo de duración del acoso. Por tanto, es fundamental poder expresar esas emociones que suelen ser de lo más variadas, pasando por la tristeza, la frustración, la ira, el dolor, la rabia,…dejar salir esas emociones, sin retroalimentarlas, supone permitirse ir interviniendo, desde el reconocimiento de los propios sentimientos, a una construcción más positiva que conduzca a una reconciliación con un@ mism@ y con la nueva etapa que se inicia. Nueva etapa en la que es importante partir del respeto, desde el inicio, que uno se debe a sí mismo y, por tanto, evitar esos atropellos, sutiles al principio, desde la defensa de los propios derechos personales. Y para ello, es necesario alimentar, alimentar y alimentar esa autoestima que tan flaquita había quedado…y mejor aún, si se cuenta con apoyo de personas queridas y profesionales.